El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, homenajearon a las más de 400 mil víctimas mortales que ha dejado la pandemia en el país, a pocas horas de asumir el poder y en su primer acto en Washington, a donde llegó la tarde del martes procedente de Delaware.

Biden se acercó al monumento a Lincoln, uno de los más emblemáticos de la capital, junto a Harris y los esposos de ambos, Jill Biden y Doug Emhoff, respectivamente.

Luego de que la cifra de muertos en el país superara los 400 mil, Biden expresó que “para sanar tenemos que recordar, y es difícil a veces recordar, pero así es como sanamos. Es importante hacer eso como país”, Pidió “hacer brillar la luz sobre la oscuridad”, y acto seguido, se iluminó el contorno del estanque reflectante situado frente al monumento a Lincoln.

Asu vez, la vicepresidenta electa Harris describió a Estados Unidos como “una nación de luto”, pero confió en que el país pueda emerger de la pandemia con una “nueva sabiduría”, que permita “apreciar los momentos simples, imaginar nuevas posibilidades y abrir los corazones”.

Varias poblaciones del país se sumaron al tributo a las víctimas e iluminaron a la misma hora sus monumentos más icónicos, como el Empire State en Nueva York o el Space Needle en Seattle, además de hacer sonar las campanas de sus iglesias.

Durante la ceremonia en Washington, una enfermera de Detroit llamada Lori Key,  cantó la canción “Amazing Grace”. La trabajadora de la salud se hizo famosa por interpretar el mismo tema para animar a sus compañeros que combatían la covid-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here