El papa emérito Benedicto XVI  y el cardenal guineano de la Iglesia Católica, Robert Sarah, escribieron un libro en el que buscan convencer acerca de las ventajas del celibato sacerdotal y se opone a la ordenación de hombres casados.

 

Sostienen que como el matrimonio y el oficio del sacerdocio exigen devoción y entrega total, “no parece posible realizar ambas vocaciones simultáneamente”.

 

Según el diario francés Le Figaro, el papa emérito y el cardenal guineano, hacen públicas sus reflexiones “en un espíritu de amor por la unidad de la Iglesia”, pero ante una situación que no les permite guardar silencio

 

La ordenación de sacerdotes casados es una medida analizada por la Santa Sede desde el Sínodo especial para la Amazonía, el cual propuso en octubre pasado “ordenar sacerdotes a hombres idóneos y reconocidos de la comunidad” ante las “enormes dificultades para acceder a la Eucaristía” que sufren los fieles en ciertas regiones.

 

La casa editorial Ignatius Press indicó que la publicación de la versión en inglés del nuevo libro estará disponible el próximo 20 de febrero.

 

Ratzinger y Sarah abordan el tema entre otros relacionados con los desafíos espirituales y la crisis que vive actualmente la Iglesia, y en su libro ‘Desde lo profundo de nuestro corazón’, repasan sus objeciones poco antes de que el papa Francisco emita la exhortación apostólica de la citada asamblea de obispos: documento que incluirá las propuestas aprobadas y les dará carácter oficial.

 

La medida, aunque de carácter específico regional, podría repercutir en la vida eclesiástica, y según el antiguo prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe, Gerhard Müller, uno de los críticos del papa argentino, “se trataría del primer paso para “abolir el celibato”.

 

Mientras tanto, Francisco dijo a reporteros hace un año que consideraba el celibato “un don para la Iglesia” y estaba en desacuerdo con permitir su carácter “opcional”.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here