Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad británica de Bath Señala que beber café negro fuerte en las mañanas con el estómago vacío después de una mala noche puede afectar el nivel de azúcar en la sangre,.

El trabajo fue publicado en la revista British Journal of Nutrition, y los autores analizaron el efecto del sueño interrumpido y el consumo de café en ayunas. Determinaron que a largo plazo el hábito de tomar dicha bebida para ‘despertarse’ puede tener implicaciones para la salud, como diabetes y enfermedades cardíacas.

Un grupo de voluntarios participó en 3 experimentos.

En el primero, tras una noche de sueño normal a los participantes se les dio una bebida azucarada. En el segundo, durante la noche se les despertó constantemente y a la mañana siguiente se les dio la misma bebida. En el último experimento, tras una noche de sueño interrumpido tomaron una taza de café negro fuerte media hora antes de la bebida azucarada.

Los análisis de sangre realizados después de cada experimento no mostraron cambios en los niveles de glucosa en los dos primeros ensayos.

Sin embargo, el consumo de café antes del desayuno incrementó el nivel de azúcar en la sangre en aproximadamente un 50 %.

Tomar café como un remedio para una mala noche de sueño puede resolver ese problema, pero podría crear otro al limitar la capacidad del organismo para tolerar el azúcar.

James Betts, coautor del estudio, explica que “nuestro nivel de azúcar en la sangre se ve afectado cuando lo primero con lo que nuestro organismo entra en contacto es el café, especialmente después de una noche de sueño interrumpido.

Agregó que podríamos mejorar esto comiendo primero y tras cierto tiempo tomando” esa bebida

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here