Pese a que Nápoles hizo que Barcelona no tuviera una de sus mejores noches de Champions, el empate a un gol de este martes en el estadio San Paolo de la ciudad napolitana en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, permite a los blaugranas irse con la ventaja a la vuelta en el Camp Nou.

El equipo italiano pudo hacer más ante un disminuido equipo español en el que el argentino Lionel Messi no tuvo un día para recordar, pero la idea futbolística de Gennaro Gatuso no da para más. Los visitantes llevaron la batuta del encuentro casi todo el tiempo en un partido que los locales prefirieron jugar atrás y renunciar a la posesión del balón.

Un error de la defensa culé permitió al belga Dries Mertens abrir el marcador con un excelente disparo angulado y desde los linderos del área al minuto 30, dando la ventaja al equipo que proponía menos.

Barcelona fue tan maniatado que lo más que logró fue un disparo de Leo Messi antes de los 10 minutos de juego, pero jugaba mejor, sin embargo, se fueron al descanso con el marcador en contra.

El argentino jugó por primera vez en la cancha de Diego Maradona y no lució porque fue copado por los napolitanos. Sin embargo, Griezmann marcó al minuto 57 el gol del empate gracias a un pase de Semedo para dar cifras definitivas al marcador.

Barcelona se quedó con 10 jugadores por la expulsión de Arturo Vidal en el minuto 88, pero se va con la ventaja a casa para el juego de vuelta. Sacó el empate y metió un gol de visitante.

En la otra llave, los alemanes del El Bayern de Múnich sentenciaron la serie al golear al Chelsea por 0-3 en la cancha de Stanford Bridge, casa de los ingleses.

Serge Gnabry marco un par a los minutos 51 y 54, mientras que el polaco Robert Lewandowski, sentenció la eliminatoria al 76 con el tercer tanto.

El Chelsea acabó con 10 por la expulsión del español Marcos Alonso en el minuto 84.

Mañana se celebran los partidos Lyon-Juventus y Real Madrid-Manchester City.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here