La anexión de Cisjordania “es ilegal. Punto”, afirmó la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, sobre la polémica decisión de Israel de querer anexionar partes de ese territorio palestino ocupado, acción cuyo inicio está previsto esta semana.

“Cualquier anexión. Ya sea el 30 % de Cisjordania, o el 5%. Insto a Israel a escuchar a sus propios ex altos funcionarios y generales, así como a la multitud de voces de todo el mundo, advirtiéndole que no proceda por este peligroso camino”.

Bachelet dijo que de producirse la anexión podría conducir a consecuencias impredecibles, pero que probablemente serán desastrosas para los palestinos, para Israel y para el conjunto de la región.

“Como muchos otros han señalado, cualquier intento de anexionar parte del territorio palestino ocupado no sólo perjudicará gravemente los esfuerzos por lograr una paz duradera en la región, sino que es probable que afiance, perpetúe y agrave aún más las graves violaciones de los derechos humanos que han caracterizado el conflicto durante décadas”, dijo Bachelet.

La Alta Comisionada señaló que le su preocupa que incluso la forma más mínima de anexión provoque un aumento de la violencia y la pérdida de vidas.

Bachelet expresó que “todavía hay tiempo para revertir esta decisión”, y a su juicio,  es casi seguro que la anexión conllevaría el aumento de las restricciones al derecho a la libertad de circulación a medida que los centros de población palestinos se convirtieran en enclaves.

Otra consecuencia es que extensiones importantes de tierras privadas podrían ser expropiadas ilegalmente, e incluso cuando no ocurriera, muchos palestinos podrían no ser capaces de acceder y cultivar sus propias tierras.

Los palestinos que viven dentro de la zona anexada experimentarían mayores dificultades para acceder a servicios esenciales como la educación y la salud, y el acceso humanitario también podría verse obstaculizado.

Los palestinos se verían sometidos a una presión aún mayor para salir de la zona anexada, y comunidades enteras que actualmente no son reconocidas por el régimen de planificación de Israel correrán un alto riesgo de ser trasladados a la fuerza a otros lugares desde los lugares donde ahora viven.

Los palestinos fuera de la zona anexada corren el riesgo de ver interrumpido su acceso a los recursos naturales, y los asentamientos, que ya constituyen una clara violación del derecho internacional, casi con seguridad se expandirán, aumentando la fricción existente entre las dos comunidades.

La Alta Comisionada advirtió que la anexión ilegal “no cambiará las obligaciones de Israel como potencia ocupante hacia la población ocupada en virtud del derecho internacional humanitario o de derechos humanos”. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here