La Oficina Australiana de Impuestos aseguró hoy que el gigante tecnológico Google accedió pagar a la Hacienda se ese país unos 330 millones de dólares para poner fin a una disputa tributaria por evasión fiscal de más de una década.

 

Mark Konza, subcomisionado de dicha Oficina, señaló que “el acuerdo es otro gran resultado para el Sistema Tributario Australiano”, luego de que se detectara que Google facturaba los productos vendidos a sus clientes australianos a través de su filial en Singapur evitando pagar impuestos en Australia entre 2008 y 2018.

 

La compañía estadounidense hizo lo mismo que multinacionales como Microsoft, Apple y Facebook que lograron acuerdos similares con la ATO.

 

El gobierno australiano redobló en 2015 su lucha contra la evasión de impuestos de las grandes multinacionales que buscan transferir sus beneficios de un país a otro en virtud de los vacíos legales o realizar sus ventas o transacciones dentro de Australia a través de sus filiales en el exterior.

 

Con este acuerdo, la Oficina Australiana de Impuestos suma ya 856 millones de dólares recuperados gracias a este tipo de convenios con negocios dedicados al comercio electrónico.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here