Tras las medidas de confinamiento a causa del virus SARSCOV2, que causa la enfermedad COVID-19, los índices de violencia se han disparado en varios estados de la República Mexicana.

Durante los meses de marzo y abril, la Red Nacional de Refugios (RNR) registró un incremento de 50 por ciento en las solicitudes de ingreso a esas instalaciones derivado de la violencia familiar durante el confinamiento por la pandemia.

De acuerdo con las estadísticas de la Red, conformada por 69 espacios en el país, fueron atendidas 6,978 personas de marzo a abril de 2020 a nivel nacional en estos espacios.

Además, la red refirió que, de las mujeres atendidas, todas vivieron violencia psicológica; el 49.47 por ciento, física; el 43.37 por ciento, económica; 17.62 por ciento, sexual, y cuatro por ciento, intentos de feminicidio. Mientras que, el cinco por ciento de las niñas y niños que ingresaron a un refugio fueron víctimas de abuso sexual durante el confinamiento.

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció este 18 de mayo un incremento de la violencia contra los niños en México durante la pandemia del COVID-19 y urgió a las autoridades mexicanas a “reforzar la protección infantil”.

De acuerdo con Naciones Unidas, antes de la pandemia las encuestas ya señalaban que “el hogar es usualmente el lugar más peligroso para las mujeres y sus hijos” en México.

Seis de cada 10 menores de entre 1 y 14 años han sufrido “disciplina violenta” a nivel familiar, una situación “agravada ahora con el confinamiento”, expresó Unicef.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here