La nueva Secretaria de Salud en Argentina, Carla Vizzotti, dió a conocer una lista de al menos 70 personas que recibieron ya la vacuna contra el coronavirus en un hospital estatal cuando no les correspondía todavía hacerlo.

En medio del escándalo que le costó el cargo al ministro de Salud, Ginés González, y que derivó en una investigación judicial en su contra, la lista de Vizzotti incluye  a un  expresidente y su familia, ministros, funcionarios de segunda línea, diplomáticos, dirigentes políticos y periodistas.

Todos son considerados cercanos al  gobierno de Alberto Fernández, fueron immunizados en forma discrecional con la vacuna rusa Sputnik V.

La mayoría de los implicados todavía no cumplía  los requisitos fijados por el gobierno en el plan de vacunación: ser profesionales o trabajadores de la salud y mayores de 60 años.  Algunos sí cumplían el requisito de la edad, pero no  inscribieron en el sistema de turnos como el resto de los ciudadanos.

En otras palabras, se saltaron la fila. Entre ellos aparecen el expresidente Eduardo Duhalde, del mismo partido que Fernández, y su mujer Hilda González, ambos mayores de 70 años, y recibieron la vacuna al igual que 2 de sus hijos.

Otros vacunados fueron el ministro de Economía, Martín Guzmán; Sergio Chodos, representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional; el canciller Felipe Sola; el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli; el secretario general de la presidencia Julio Vitobello; el Procurador del Tesoro, Carlos Zannini, y su esposa, y el portavoz presidencial Juan Pablo Biondi.

También aparecen funcionarios de segunda línea del ministerio de Salud.

Según el  gobierno de acuerdo con un decreto, los funcionarios nacionales, gobernadores y alcaldes son considerados personal esencial y por lo tanto le corresponde recibir la vacuna.

Sin embargo, no todos los ministros se vacunaron, como el jefe de gabinete Santiago Cafiero, y que antes del estallar el escándalo no se hizo público que habían sido inmunizados.

El escándalo estalló luego de que un periodista local reveló que había llamado al ministro de Salud González García para vacunarse y que éste lo había convocado al Ministerio de Salud para recibir la dosis junto a dos legisladores nacionales del oficialismo.

El presidente Fernández le pidió la renuncia a González García y en  su lugar fue designada Vizzotti,  médica infectóloga que se desempeñaba como secretaria de Acceso a la Salud.

La justicia ya imputó a González García por supuesto abuso de autoridad, y la medida fue dispuesta por el fiscal federal Eduardo Taiano, quien consideró que hay elementos para una investigación penal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here