El Congreso de Estados Unidos celebrará la próxima semana la primera audiencia relacionada con los accidentes del Boeing 737 MAX a convocatoria del senador Ted Cruz del subcomité de Aviación y Espacio, ya la que acudirán funcionarios de transporte, entre ellos el jefe de la Administración Federal de Aviación.

El legislador busca en una segunda audiencia interrogar a responsables de Boeing, así como a pilotos y otros miembros del sector, luego de que más de 300 personas murieran en 2 accidentes de aviones 737 MAX 8 poco después de despegar, en un vuelo de Lion Air en Indonesia en octubre y en otro de Ethiopian Airlines hace unos días en Etiopía.

Tanto Boeing como la Administración Federal de Aviación son investigados por el Departamento de Transporte sobre la certificación del avión, especialmente del nuevo sistema de estabilización de vuelo conocido como MCAS, involucrado en el accidente de Lion Air de octubre.

Los pilotos se quejaron de que no fueron informados sobre el nuevo sistema, que puede forzar al descenso del morro del avión si obtiene una lectura errónea de un sensor que hace que parezca que el avión corre riesgo de desestabilizarse.

Una información publicada por The New York Times indica que mientras el avión de Lion Air siniestrado el pasado octubre en Indonesia caía, el piloto buscó desesperadamente en un manual técnico la solución para estabilizar el aparato. La grabación de audio de la cabina, recuperada tras el accidente, indicaría que el  copiloto de la aeronave reza y ruega a Dios por un milagro. Poco antes, el piloto le había cedido los mandos mientras pasaba las páginas de un manual para tratar de entender lo que sucedía con el aparato.

Las autoridades indonesias publicaron en noviembre un informe preliminar sobre el accidente del vuelo 610 de Lion Air, pero en él no aparecía el contenido del audio de la cabina, pues el dispositivo que contenía la grabación aún no se había localizado.

Más aún, un reporte de la agencia Bloomberg señala que el aparato de Lion Air que se estrelló en octubre pasado frente a las costas de Indonesia con 189 personas a bordo sufrió una falla en sus sistemas un día antes de que se produjera la catástrofe.

Según Bloomberg, en ese momento, la tripulación del vuelo pudo evitar un accidente gracias a la intervención de un tercer piloto fuera de servicio que se encontraba en la cabina de mando.

Este tercer piloto consiguió identificar el problema en el sistema de control de vuelo al que se enfrentaban sus colegas y les indicó cómo desactivarlo, evitando que la aeronave se precipitara a tierra, según fuentes familiarizadas con la investigación por parte de autoridades aeronáuticas indonesias.

El comité estadounidenseescuchará la próxima semana al jefe interino de la Administración, Daniel Elwell, y al investigador jefe del Departamento de Transporte, Calvin Scovel, y al presidente de la Junta Nacional de Transporte, Robert Sumwalt.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here