Astrónomos detectaron en febrero pasado un nuevo objeto próximo a la Tierra, asteroide hasta el momento desconocido y denominado 2019 CE4, con diámetro de aproximadamente un kilómetro.

De hecho, es aproximadamente 50 veces mayor que el meteoro que hizo explotar miles de ventanas al entrar en la atmósfera sobre la ciudad rusa de Cheliábinsk en 2013.

El meteoro recién descubierto fue colocado por un tiempo en la cima de la lista de riesgos de los NEO de la Agencia Espacial Europea, y puesto en observación, pero las apreciaciones han ido cambiando.

Según el último boletín del Centro de Coordinación de los NEO de la ESA, “la alta clasificación se debió principalmente a su gran tamaño, porque la probabilidad de impacto siempre se mantuvo en menos de 1 en 2 millones”.

El análisis inicial de la órbita del asteroide pareció mostrar una pequeña posibilidad de impacto en 2025, pero las observaciones posteriores descartaron un impacto entre la presente fecha y 2065.

La probabilidad de una colisión en ese punto sigue siendo de menos de 1 en un millón, según la ESA, por lo que CE4 ha descendido en la lista de riesgos.

Afortunadamente, incluso las rocas espaciales de la parte superior de dicha lista realmente no tienen muchas posibilidades reales de impacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here