Será hasta el 4 de enero de 2021 cuando la  jueza británica Judge Vanessa Baraitser se pronuncie sobre si el cofundador de WikiLeaks,  el australiano Julian Assange, debería ser extraditado a Estados Unidos.

Assange fue arrestado por la Policía Metropolitana del Reino Unido en abril de 2019, luego de que Ecuador le retirara el asilo que le permitía permanecer  en su embajada desde hacía varios años.

El australiano se encuentra desde entonces encarcelado y sujeto a un juicio de  extradición a Estados Unidos, donde enfrentaría más de 17 cargos bajo la Ley de Espionaje por publicar materiales secretos e información clasificada.

Durante  las audiencias en Londres, los abogados del periodista argumentaron que los cargos tienen motivaciones políticas, que su salud mental está en riesgo, que las condiciones en las cárceles estadounidenses violan las leyes de derechos humanos de Reino Unido, y que él y sus abogados fueron espiados mientras estaba asilado en la Embajada de Ecuador en Londres.

Así vez, los representantes legales de Estados Unidosdicem que muchos de esos argumentos son cuestiones que deben abordarse en un juicio y no tienen relación con la extradición.

En la audiencia de esta semana, 2 testigos anónimos revelaron planes para envenenar o secuestrar al activista cuando estaba asilado en la embajada ecuatoriana, que habrían sido orquestados por agentes de la inteligencia de Washington  y una empresa de seguridad privada que espió al cofundador de WikiLeaks.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here