Un informe mundial publicado por la organización Human Rights Watch incluye un apartado dedicado al Brasil, y asegura que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, intentó “sabotear” las medidas contra la pandemia del COVID-19 en el país, por lo que las instituciones democráticas del país deben permanecer vigilantes sobre ello.

La directora adjunta de HRW Brasil, Anna Livia Arida, dijo al presentar el informe que Bolsonaro “expuso la vida y la salud de los brasileños a grandes riesgos al intentar sabotear medidas de protección contra la propagación del COVID-19”.

Precisa que desde el inicio de la pandemia, el mandatario brasileño minimizó la gravedad del brote, luchó contra las medidas de aislamiento social recomendadas por la comunidad científica y “divulgó informaciones equivocadas” sobre la pandemia.

Human Rights Watch destaca que el Tribunal Supremo Federal y otras instituciones “se esforzaron en proteger a los brasileños” al bloquear muchas, aunque no todas, de las políticas anti derechos de Bolsonaro, por lo que pide que estas instituciones democráticas “permanezcan vigilantes”.

Resalta que el Tribunal Supremo evitó que el ultraderechista retirara a los gobiernos de los estados la competencia para restringir la circulación de personas para contener la propagación del virus o que dejara de publica datos completos sobre la incidencia de la enfermedad.

Además, este tribunal ordenó que el gobierno crease un plan para combatir la diseminación del COVID-19 entre la población indígena, y el Congreso Nacional elaboró un proyecto de ley para obligar al Gobierno a asistir a estas comunidades en modo de emergencia.

Brasil es uno de los países más afectados del mundo, con más de 200 mil muertos por coronavirus y más de 8 millones de casos confirmados, y no tiene fecha para empezar a vacunar a la población, cosa que ya realizan decenas de naciones.

Asimismo, HRW elogia el papel de la prensa brasileña en el debate público y la fiscalización de los poderes del estado, a pesar de la “estigmatización, críticas y amenazas de acción judicial” contra comunicadores por parte de la administración Bolsonaro, y considera que el balance más negativo se da en el medio ambiente, donde las instituciones democráticas “no consiguieron frenar” la retórica del presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here