De acuerdo con Alex Gorsky, director ejecutivo de la farmacéutica Johnson & Johnson, es posible que la personas tengan que vacunarse anualmente contra la COVID-19 durante los próximos años.

Para el directivo de la compañía estadounidense, “desafortunadamente, según se expande el virus, también puede mutar”, y que, con ello, se originan más variantes de la COVID-19.

Desde de la per4spectivas de Gorsky, “una mutación más que puede impactar en la habilidad (del virus) de defenderse de los anticuerpos o tener algún tipo de respuesta diferente, no sólo a un tratamiento sino también a una vacuna”.

Estas afirmaciones del ejecutivo de Johnson & Johnson van en línea con la opinión de representantes de departamentos de sanidad y expertos en enfermedades infecciosas, que advierten de la posibilidad de que el coronavirus se convierta en un virus endémico: si el coronavirus muta con frecuencia, aparecerán nuevas variantes y será necesaria una producción constante de nuevas vacunas.

La farmacéutica ya solicitó hace unos días la autorización de urgencia en estados Unidos para la vacuna que ha desarrollado contra la Covid-19, que, a diferencia de la de Moderna y la de Pfizer-BioNTech, es de una sola dosis.

La vacuna de J&J podría ser aprobada este mes, dando un fuerte impulso a la estrategia de vacunación de la Unión Americana, y pese a que su efectividad es inferior a la de otras vacunas, los expertos aseguran que se trata de una solución válida y que, al tratarse de una sola dosis, aceleraría el proceso de vacunación.

Otra ventaja son sus condiciones de almacenamiento, toda vez que permanece estable durante 2 años a -20 grados centígrados, y durante al menos3 meses en la mayoría de los refrigeradores convencionales a temperaturas entre 2,2 y 7,7 grados centígrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here