La Asamblea General de Naciones Unidas ratificó el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, aprobado por aclamación el 10 de diciembre en Marrakech, sin el apoyo de 5 países.

El acuerdo, apoyado por 152 países, no es vinculante, y fue rechazado por Estados Unidos, Polonia, Hungría, Israel y la República Checa, mientras que otros 12 países se abstuvieron, entre ellos Chile, Italia y Suiza.

La votación a favor de la resolución fue inferior a los 164 países que aprobaron el acuerdo por aclamación en una conferencia en Marrakech, Marruecos, a principios de este mes.

El pacto representa un esfuerzo liderado por las Naciones Unidas para reprimir el flujo a menudo peligroso e ilegal de personas que cruzan las fronteras que han convertido el contrabando de personas en una industria mundial, y darles una oportunidad a las personas que buscan oportunidades económicas.

La presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa, describió el acuerdo como una”oportunidad histórica” que puede ayudar a que la migración”beneficie a todos”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, dio la bienvenida a la adopción del documento y destacó que “marca el camino hacia una acción humana y sensata para beneficiar a los países de origen, tránsito y destino, así como a los propios migrantes”.

Aunque la presidenta de la Asamblea insistió en que el pacto no afecta a la soberanía de los Estados, varios países utilizaron este argumento para justificar tanto su rechazo, como Estados Unidos, como su abstención, en el caso de Chile.

El representante estadounidense, expresó en la asamblea que “no podemos apoyar un pacto que impone o podría imponer directrices internacionales, normas, expectativas o compromisos que limiten nuestra capacidad de tomar decisiones en el interés superior de nuestra nación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here