La Conferencia del Episcopado Mexicano dio a conocer que un total de 101 sacerdotes son objeto de un proceso ministerial por abuso sexual.

Durante un encuentro en el cual la iglesia católica mexicana presentó un documento en el que difunde los pasos que tomará para implementar políticas, protocolos, controles y mecanismos institucionales en cada Diócesis, con la meta de asegurarse de que ningún menor de edad “sea víctima de abuso sexual por parte de clérigos o agentes”.

Más aún, la CEM se compromete a identificar a las víctimas de abuso sexual de menores por parte de clérigos y “brindarles el apoyo humano, espiritual, psicológico y/o material que requieran”.

En su intervención, el presidente de la Conferencia y arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, dijo que son 157 los sacerdotes mexicanos suspendidos de 2010 a la fecha después de ser acusados de abusar sexualmente de menores de edad, pero no ofreció información sobre el paradero de estos sujetos.

No precisó si los 101 investigados son parte de los 157 sacerdotes suspendidos, y apuntó formó que en 64 de las 95 diócesis hay denuncias de pederastia.

Cabrera López destacó que la iglesia mexicana tiene el deber de “revisar hasta dónde llega esta realidad. Hasta ahorita no podemos cuantificar la totalidad, ojalá y no sea una plaga”.

El Episcopado mexicano da a conocer sus líneas de acción para la protección de menores, días después de la cumbre celebrada en el Vaticano, donde las Conferencias Episcopales del mundo y expertos analizaron el problema de la pederastia, sin asumir posturas concretas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here