El vanagloriado “Arreglo”, con festejo en Tijuana y toda la cosa, Himno Nacional de por medio; de acuerdo a la afirmación del “laureado” Marcelo Ebrard, sabemos que sólo fue un chance, una espera, está sujeto a resultados y en 45 días rendirán cuentas.

Si no hay el freno suficiente de migrantes, volverá  la amenaza del 5%.

Para impactar, se sacó la frase. “Intacta nuestra dignidad” y sonoros aplausos de los seguidores; ahora, poco a poquito un siempre no, hay condiciones y el “Güero Grosero” está al asecho, para atacar nuevamente si no le cumplen.

Esas son las letras chiquitas, como las de los seguros; las que aún no nos cuentan, por eso Trump, coló que una nueva disposición del acuerdo con México sobre migración necesitará de la aprobación del legislativo del país, y advirtió que en caso de no hacerse, impondrá aranceles a su vecino del sur.

Y con el aviso, se acabó la borrachera de Tijuana y nace el ¡Plop! de la realidad, no hay nada seguro y los legisladores, como soldados, deberán apurarse para no hacer enojar “Al señor”.

En tanto, la Guardia Nacional, ya formada con todos los honores, deberá actuar en el papel que se le ha colocado, “El Muro de Trump en el sureste”.

Se impone un informe detallado a la sociedad, tenemos derecho a conocer los pormenores del convenio o arreglo, como quiera llamársele; lo cierto, que sí hay dudas sobre: ¿Qué más hay en el pacto? ¿Qué más se ha callado? ¿Hasta dónde fue el compromiso?

Cobran vigor las palabras del distinguido líder de la bancada de diputados del poderoso Partido, Porfirio Muñoz Ledo, que dijo frente a AMLO, en Tijuana: “Lo que es, en mi criterio, inmoral e inaceptable es el doble rasero entre la frontera norte y la del sur… Por una parte, exigimos que nos abran las puertas y, por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un oscuro favor a Estados Unidos”. La crítica desde el mismo seno del órgano político.

Y en su tweet, insistió: “NO podemos permitir que la migración sea una palabra maldita. La #migración es un derecho fundamental, así lo consagran todas nuestras constituciones y todos los tratados internacionales.

Ahora, Muñoz Ledo, el santón morenista, es carne de crítica de los molestos simpatizantes de AMLO y piden su destitución del Congreso. La verdad estorba.

rrrart2000@hotmail.com y Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here