El puerto sinaloense de Mazatlán es la sede desde el próximo domingo y hasta el 6 de febrero, de la edición 63 de la Serie del Caribe de béisbol, en momentos en los que la pandemia de coronavirus registra sus estragos más graves en México

No solo habrá “pelota caliente” en Mazatlán con la presencia de 6 equipos, sino que se autorizó abrir la tribuna y recibir público pese al aumento en el país de muertes y contagios de Covid-19.

A falta de 2 días para el inicio de la serie, solo los anfitriones mexicanos todavía no tienen representante, toda vez que el campeón de la Liga Mexicana del Pacífico se conocerá entre viernes y sábado y saldrá de entre Naranjeros de Hermosillo y  Tomateros de Culiacán.

La Secretaría de Salud del estado de Sinaloa sugirió al comité organizador disputar el evento sin aficionados en, pero tanto el Comisionado del Confederación del Caribe, como el presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, y el alcalde de Mazatlán, opinaron lo contrario y permitirán el ingreso del 45% del aforo del estadio Teodoro Mariscal. Es decir, 7 mil 200 personas diariamente, con los riesgos que implica esto.

Para que se cumplan los protocolos sanitarios la fuerza pública vigilará que no haya reuniones masivas previas o posteriores a los juegos. Antes de cada encuentro se realizarán labores de limpieza y se desinfectarán las instalaciones del estadio, equipos de los jugadores e incluso pelotas. Se contará con 4 puntos de acceso para verificar que los aficionados porten mascarillas y ocupen sus asientos asignados.

El torneo arrancará al mediodía del domingo con el duelo Panamá-Colombia, seguido por Puerto Rico-República Dominicana y México-Colombia.

Las Águilas Cibaeñas tratarán de defender el campeonato que los Toros del Este capturaron para la República Dominicana en la edición anterior. (con información de AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here