Miles de argentinos han llegado desde el miércoles y durante lo que va del jueves 26 de noviembre a la Casa Rosada, sede del Gobierno del país sudamericano, para despedirse de su ídolo, el exjugador, campeón del mundo y director técnico, Diego Armando Maradona, fallecido la víspera de un paro cardio respiratorio en su casa en las afueras de Buenos Aires.

El Gobierno había previsto en que el velorio se extendiera hasta el sábado 28 de noviembre, pero la familia prefirió que las exequias se desarrollaran solo este jueves.

“El entierro es hoy, en la tarde, en el Jardín de Paz, en Bellavista”, dijo un funcionario argentino, y la familia de Diego pidió que el velatorio público, finalice a las 16 horas para que miles de personas que están haciendo filas a lo largo de varias cuadras, se despidan de su ídolo.  El gobierno calcula que un millón de personas se acerquen para despedir a Maradona

Los seguidores y admiradores del Pelusa asemejan una procesión entre gritos y cánticos, para poder llegar a la sede presidencial y presentar sus respetos al  ídolo, que dejó de existir a la edad de 60 años El país vive su luto y el deceso de Diego  ha hecho pasar a segundo término todas las noticias en los canales de televisión y en redes sociales, incluido el coronavirus.

Muchas calles de las principales ciudades argentinas presentan ofrendas, banderas en las ventanas y vigilias. Los restos de Maradona llegaron en la madrugada a la capilla ardiente ubicada en la sede de Gobierno, y sus familiares, además de personas cercanas a Diego, llegaron a dar el último adiós. Las primeras en llegar fueron su exesposa Claudia Villafañe y sus hijas Dalma y Gianinna.

En los alrededores de la Casa Rosada fue ubicado un camino vallado por varias cuadras vestidas con la bandera argentina. Las entradas y el espacio de la plaza frente la Casa Rosada son custodiadas por agentes de la Policía, habiendo sido colocadas filas delimitadas por unas vallas para evitar desordenes.

El paso de los dolientes frente al ataúd toma solo unos instantes y la mayoría se detienen unos segundos para contemplar el féretro con flores. Miembros de las barras de los clubes Boca y River, enemigos deportivos en el futbol argentino, se unieron a raíz de la muerte del ídolo

El ataúd con los restos de Maradona fue cubierto con una bandera de Argentina y una camiseta de Boca, club en el que Maradona jugó y del que era fanático.

Un camión del Ejército llegó a las inmediaciones de la Casa Rosada para repartir agua a quienes estén aguardando para entrar a despedir al 10, debido al fuerte sol, y poco después, el presidente argentino, Alberto Fernández llegó junto a su pareja la periodista Fabiola Yáñez, al velorio de Maradona.

El presidente colocó sobre el ataúd una camiseta de Argentinos Juniors, club en el que debutó Maradona y del que es seguidor el mandatario, un pañuelo de la organización Abuelas de Plaza de Mayo y otro de las Madres de Plaza de Mayo y provocó aplausos entre los presentes.

La última vez que la Casa Rosada abrió sus puertas para despedir públicamente a una figura destacada fue hace 10 años, durante el velorio del presidente Néstor Kirchner.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here