Autoridades de Arabia Saudita tomaron la decisión este martes de reducir drásticamente la gran peregrinación musulmana a La Meca, toda vez que la pandemia del coronavirus, acumula más de 9 millones de contagios en el mundo y no deja de “acelerarse”, en especial en América Latina.

El hach, uno de los cinco pilares del Islam y una de las concentraciones religiosas más importantes del mundo, se celebrará a finales de junio, pero en unas condiciones nunca antes vistas.

Así, únicamente mil fieles residentes en Arabia Saudita serán autorizados a realizar la peregrinación, anunciaron las autoridades, cifra muy pequeña contra con los 2,5 millones de personas del todo el mundo que viajaron en 2019 al reino para la ocasión.

La peregrinación se limitará a fieles de menos de 65 años y que no sufren enfermedades crónicas. Y todas las personas que participen tendrán que someterse a una prueba para saber si están infectados por la covid-19, antes de llegar a La Meca, y después, tendrán que respetar una cuarentena en sus casas.

La prestigiosa institución sunita Al Azhar, con sede en El Cairo, consideró la decisión “sabia y fundada en la jurisprudencia islámica”. (AFP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here