A pocas horas de inicio de la Convención Republicana que lo habrá de designar candidato del partido a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump dio a conocer que había autorizado el uso de plasma para pacientes con coronavirus.

La autorización se produjo tras varios días que Washington insinuara que la Administración de Alimentos y Medicamentos tuvo retrasos por motivos políticos en la aprobación de una vacuna para la enfermedad. Cosa que afectaba la campaña reeleccionista del magnate.

Ante esto, Trump emitió la orden de emergencia que fcilitará que algunos pacientes obtengan el tratamiento.

El plasma sanguíneo es tomado de pacientes que se han recuperado del coronavirus y es rico en anticuerpos, por lo que puede brindar beneficios a quienes luchan contra la enfermedad, aunque no hay evidencia concluyente sobre cómo funciona o cuál es la mejor forma de administrarlo y en qué dosis.

La directora científica de la FDA, Denise Hinton, dijo que “el plasma de COVID-19 no debería considerarse como un nuevo estándar de atención para el tratamiento de pacientes. Habrá datos adicionales provenientes de otros análisis y de pruebas clínicas bien controladas que se realizarán en los próximos meses”.

El jefe de despacho de la Casa Blanca, Mark Meadows dijo que “hemos visto a varias personas que no han sido tan diligentes como deberían serlo en cuestiones de llegar al fondo del asunto”.

“El presidente intenta reducir los procedimientos burocráticos excesivos”, dijo Meadows en una entrevista con el programa “This Week” de ABC. “Tenía que asegurarse de que sintieran las críticas. Si no ven el final, entonces deben sentir las críticas, porque el pueblo estadounidense está sufriendo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here