La edición 108 de la Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra fue clausurada con la aprobación de un Convenio y una Recomendación para combatir la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

El texto fue aprobado con 439 votos a favor, 7 en contra, 30 abstenciones, es jurídicamente vinculante, y la violencia y el acoso son definidos como un comportamiento que puede producir “daño físico, psicológico, sexual o económico”, considerados “una amenaza para la igualdad de oportunidades, inaceptable e incompatible con el trabajo decente”.

El propósito de la nueva norma internacional es proteger a los trabajadores, independientemente de su situación contractual, e incluye a personas que desempeñen actividades de capacitación, pasantías y formación profesional, a trabajadores a los que se les haya rescindido su contrato, a quienes realicen tareas de voluntariado y a las que busquen trabajo.

La norma abarca la violencia y acoso en el ámbito laboral comprendida en  lugares donde se paga a un trabajador; donde descansa o come, o usa instalaciones sanitarias de lavado o de cambio de indumentaria; durante viajes, desplazamientos, programas de formación, eventos o actividades sociales de índole profesional; las comunicaciones relacionadas con el trabajo (en particular las relacionadas con tecnologías de la información y la comunicación); en alojamientos proporcionados por el empleador; y cuando se desplaza desde y hasta el lugar de trabajo

Además, reconoce que los casos de violencia y acoso pueden involucrar a terceras personas.

El director general de la Organización Internacional del Trabajo, Guy Ryder, señaló que “la siguiente etapa consistirá en la aplicación de esas medidas de protección, con el objetivo de fomentar un entorno laboral mejor, más seguro y decente para mujeres y hombres”.

Según la Organización, el Convenio entrará en vigor “12 meses después de que dos Estados miembros lo hayan ratificado”. Por su parte, la Recomendación, que no es jurídicamente vinculante, proporciona directrices sobre el modo de aplicar el Convenio.

Este es el primer Convenio aprobado por la Conferencia Internacional del Trabajo desde 2011, cuando se adoptó el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011. Los convenios son instrumentos internacionales jurídicamente vinculantes y las recomendaciones proveen asesoramiento y orientación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here