El gigante norteamericano de tecnología Apple informa que pagará hasta 25 dólares a cada uno de los usuarios de iPhone en Estados Unidos que resultaron afectados por un caso de obsolescencia programada que se produjo a fines de 2017.

Los beneficiarios serían dueños de iPhone 6, iPhone 6 Plus, iPhone 6s, iPhone 6s Plus y iPhone SE con el sistema operativo iOS 10.2.1 o posterior, o de iPhone 7 y iPhone 7 Plus con iOS 11.2 o posterior, adquiridos antes del 21 de diciembre de 2017 que experimentaron un rendimiento disminuido en sus dispositivos.

Ellos podrán presentar ya una reclamación o revisar otras opciones en una página web creada al efecto, y para recibir el dinero, los afectados deben llenar hasta el próximo 6 de octubre un formulario y proporcionar sus datos personales e información sobre su dispositivo, incluido, ID de Apple y modelo de iPhone.

La empresa acordó el pasado mes de marzo pagar entre 310 y 500 millones de dólares, dependiendo el número de reclamos presentados, para resolver una demanda colectiva de clientes que afirmaron que la compañía ralentizó el funcionamiento de sus teléfonos antiguos para provocar que compraran nuevos dispositivos o cambiaran las baterías de sus modelos.

Apple confirmó en diciembre de 2017 que sus viejos modelos se hacen más lentos con cada actualización del sistema operativo, y explicó que una nueva y polémica función fue introducida para preservar la batería de los dispositivos, que de otra forma se apagarían inesperadamente, dados los requerimientos de energía cada vez más altos de las aplicaciones

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here