La demanda colectiva de clientes que aseguraban que Apple ralentizaba el funcionamiento de sus teléfonos antiguos para obligarlos a comprar nuevos dispositivos o cambiaran las baterías de esos modelos llegó a buen término, de acuerdo con un reporte de la agencia Reuters.

 

La empresa de la manzana acordó pagar hasta 500 millones de dólares para lograr un acuerdo cantidad que variaría en función del número de dispositivos se beneficien hasta un mínimo de 310 millones de dólares.

 

Los consumidores demandantes afirman que el funcionamiento de sus teléfonos empeoró luego de instalar actualizaciones de ‘software’, cosa que les hizo suponer que los aparatos estaban cerca de cumplir su vida útil o requerían cambio de batería.

 

La empresa estadounidense aprobó el acuerdo para evitar problemas legales, pero atribuyó los problemas a cambios de temperatura, uso excesivo u otras circunstancias y aseguró que sus ingenieros resolvieron esos problemas con rapidez.

 

Los abogados de los consumidores calificaron el acuerdo de “justo, razonable y adecuado”, y mencionaron que sus expertos estimaron un pago máximo de 49 dólares por iPhone, lo que dará a los representantes legales 93 millones de dólares por sus servicios.

 

La resolución está pendiente de que un juez federal de San José la valide y cada usuario de iPhone mencionado en la demanda colectiva recibiría hasta 3 mil 500 dólares, mientras que el resto del dinero se destinaría a propietarios de los modelos 6, 6 Plus, 6s, 6S Plus, 7, 7 Plus y SE que presenten una reclamación y cumplan los criterios establecidos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here