El secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, inició un proceso para aplicar la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, que podría abrir la puerta a la suspensión de este país del organismo si fracasan antes las gestiones diplomáticas.

Almagro, dijo al embajador nicaragüense ante el organismo, Luis Alvarado, el titular de la OEA le expresó que “nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana”.

Durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA le señaló que “quisiera aferrarme a que usted y su Gobierno asuman la dignidad de asumir errores, de volver a principios que los llevaron a la democracia en Nicaragua”.

La Carta es un instrumento jurídico aprobado en 2001 para la preservación de la institucionalidad democrática en Latinoamérica y el artículo 20 establece que el secretario general o cualquier Estado miembro de la OEA puede solicitar la convocatoria del Consejo Permanente cuando en un país de la organización “se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.

El Consejo debe decidir si existe esa “alteración” del orden democrático y, a partir de entonces, se pueden tomar distintas gestiones diplomáticas. De fracasar estas, se inicia un proceso que podría llevar a la convocatoria de una Asamblea General extraordinaria, en el que los cancilleres podrían suspender a un Estado miembro si estima que “se ha producido la ruptura del orden democrático”.

Por otro lado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó su “seria preocupación” por la “intensificación” de las acciones del Gobierno nicaragüense para acabar con los “últimos espacios disponibles” destinados al ejercicio de la libertad de expresión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here