El rebrote de coronavirus en Europa es una realidad, y en el caso de Gran Bretaña el gobierno determinó este martes frenar el regreso a las oficinas y al mismo tiempo aplicará más medidas para endurecer el combate contra el Covid-19.

Quien dio a conocer las medidas ha sido el propio primer ministro Boris Johnson quien señaló que la gente debe trabajar desde casa si es posible, mientras que pubs, restaurantes y otros lugares deberán cerrar entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana.

Agregó que Gran Bretaña se encuentra en un “peligroso punto de inflexión” y tiene que actuar ahora. El gobierno británico aumentará además las multas por infringir las reglas.

Entre otras acciones, las personas tendrán que cubrirse la cara en taxis y transporte público, las reuniones pasarán de un máximo de 30 a solo 15 personas y se suspendió el plan para permitir el ingreso de aficionados en los estadios deportivos a partir de octubre.

La intervención de Johnson se produce luego de que los asesores científicos y médicos del gobierno dijeran que las infecciones por coronavirus se duplicaban cada 7 días y podrían aumentar a 49 mil por día a mediados de octubre si no se toman medidas.

Por su parte, el ministro del Gabinete, Michael Gove, dijo a  la cadena Sky News que reducir la “mezcla social” era clave para frenar la propagación del virus, al tiempo que advirtió que no se puede decir cuánto tiempo estarían vigentes las restricciones.

Empleadores y los trabajadores de las empresas de hostelería también están preocupados, pero la mayoría de los epidemiólogos creen que las restricciones son necesarias y les preocupa que las anunciadas por el gobierno no sean suficientes en un país con 41 mil 877 decesos por Covid-19, la cifra más alta de Europa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here