Joaquín Guzmán Loera decidió apelar a través de sus abogados la condena a cadena perpetua que le dictó un juez de Nueva York hace poco más de un año.

El capo del cártel de Sinaloa fue condenado por los delitos de tráfico de drogas, lavado de dinero y uso de armas de fuego, y lo que buscan sus representantes legales es un nuevo juicio.

El texto con la solicitud a nombre del “Chapo” Guzmán consta de 245 páginas, y fue presentada por sus abogados antes de la medianoche del viernes ante la corte de apelaciones del segundo circuito de Nueva York, procedimiento que de acuerdo con Mariela Colón Miró, abogada del narcotraficante mexicano, puede durar de 2 a 5 años”, citada por la agencia a la AFP.

Otro de los abogados del capo, Marc Fernich, comentó que “El juicio del Chapo Guzmán fue empañado por un exceso desenfrenado y la extralimitación de poderes tanto del gobierno como del sistema judicial”.

Colón dijo que están “muy optimistas de que algo positivo saldrá de esto”, y que espera que la apelación sea aceptada y que el Chapo tenga un nuevo juicio.

Guzmán Loera cumple su condena en la prisión ADX Florence, situada en Colorado y expresó via telefónica que está “muy optimista” sobre el
documento “.

Entre los argumentos de la defensa están que uno de los jurados contó al sitio de noticias Vice News que él y otros se informaron sobre el caso en la prensa y redes sociales durante el proceso, algo que estaba prohibido, y que el aislamiento del Chapo desde su extradición a Estados Unidos en enero de 2017 le impidió colaborar en su defensa antes y durante el juicio.

Colón ha visitado varias veces a su cliente en la cárcel de Colorado, la última vez en marzo, pero desde entonces, por la pandemia de coronavirus, no puede recibir sus visitas ni las de sus pequeñas hijas mellizas, las únicas que tiene permitidas.

En febrero de 2019, tras un juicio de 3 meses en la corte federal de Brooklyn, el Chapo fue hallado culpable de 10 delitos de narcotráfico, lavado de dinero y uso de armas de fuego de los que era acusado

El Chapo introdujo o intentó introducir 1.213 toneladas de drogas en Estados Unidos durante un cuarto de siglo, así como 1,44 toneladas de base de cocaína, 222 kg de heroína, casi 50 toneladas de marihuana y “cantidades” de metanfetaminas, según el gobierno estadounidense .

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here