Un lote de juguetes de edición limitada de los que se regalan con los huevos de chocolate Kinder Sorpresa provocaron  indignación por incluir un elemento que podría ser interpretado como racista.

Se trata de una figurita de plástico que representa un huevo Kinder con cara, bracitos y piernas. El huevo sostiene con una mano tres globos con una letra K cada uno, formando las siglas KKK, lo que para algunos padres significa solamente Ku Klux Klan, por lo que ya se quejaron con la empresa productora del dulce, la italiana Ferrero.

“Inicialmente fue diseñada con un solo globo con una K. Sin embargo, se agregaron 2 más para proporcionar una estructura más robusta, ya que la seguridad y la calidad de nuestros juguetes son de suma importancia”, dijo un portavoz de la empresa.

“Este es el mayor descuido jamás visto”, dijo al sitio web Kidspot una madre australiana, de nombre Kimberly, que compró a su hijo de 15 meses un huevo de chocolate que en su interior contenía la controvertida figurita.

La mujer contactó con la compañía pidiendo explicaciones, y desde Ferrero se disculparon por cualquier ofensa que hubiera podido causar el juguete y revelaron la historia de la figurita.

“No teníamos ninguna intención de hacer ninguna otra asociación y realmente nos disculpamos ante nuestros consumidores por cualquier ofensa involuntaria causada”, agregó el vocero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here