El objetivo de los antibióticos es inducir la muerte o detener el crecimiento de bacterias patógenas en el cuerpo humano, para ayudar a que el sistema inmune sea capaz de eliminar la totalidad de esos agentes infecciosos, por ello es importante no automedicarse ni atender las recomendaciones de quienes no sean personal de salud.

Al respecto, la doctora Socorro Azarell Anzures Gutiérrez, coordinadora de Programas Médicos indicó que en las unidades médicas del IMSS se explica al derechohabiente los riesgos de la automedicación, la necesidad de ser revisado por un médico, no por teléfono o por mensaje.

Además, si se trata de una infección viral, bacteriana o de otro tipo, se orienta sobre la forma correcta de tomar el tratamiento, las dosis y la duración.

En el marco de la Semana Mundial sobre la Concientización del Uso de los Antibióticos, que se celebra del 16 al 22 de noviembre, dijo que al hacer mal uso de los antibióticos se está llegando a generar infecciones intrahospitalarias por bacterias multirresistentes, a mayores gastos por más días de internamiento y de medicinas, entre otros problemas.

Anzures Gutiérrez indicó que la prescripción de antibióticos es un proceso complejo donde el médico tiene diferente grado de entrenamiento, tanto en las enfermedades infecciosas como en la función de esas sustancias, dosis requeridas, interacciones, efectos adversos, toxicidad, entre otros.

Refirió que usar este tipo de medicamentos para infecciones virales provoca resistencia; el antibiótico pierde efectividad y con ello, la bacteria puede sobrevivir a pesar de las concentraciones.

La doctora Socorro Anzures resaltó que ya existen medicamentos con un alto porcentaje de resistencia.

Cuando están por encima del 15% por ciento de resistencia, apuntó Anzures Gutiérrez, esos antibióticos se pierden y ya no son útiles, porque las bacterias generan un mecanismo de defensa y se vuelven resistentes a los medicamentos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here