Este jueves entra en vigor en irlanda un duro programa de restricciones para frenar la propagación del coronavirus, y el Gobierno propone sanciones penales y económicas a quienes organicen fiestas en casa o violen las nuevas restricciones para combatir el rebrote en el país.

Así, se prevé su aprobación en el Parlamento en los próximos días, con lo cual organizar fiestas en domicilios particulares implicará una multa de 1.000 euros y cárcel de un mes. De igual forma, las multas ‘in situ’ serán de hasta 500 euros, de acuerdo con el diario The Irish Times.

Las autoridades podrán ingresar a la casa donde se celebre la reunión y pedir al propietario que la detenga. de no hacerlo, se impondrá la multa que aumentará a 1.500 euros tras una segunda infracción o prisión por tres meses, o incluso ambas sanciones, y de repetirse darse por tercera ocasión esta violación, la sanción será de 2.500 euros y 6 meses de prisión.

Las autoridades aplican desde hoy y hasta principios de diciembre, su nivel más alto de restricciones en un intento por detener la propagación del coronavirus, en donde además de prohibir reuniones familiares excepto bodas y funerales de hasta 25 personas, limitará paseos y salidas a un radio de 5 kilómetros de la casa. Bares y restaurantes trabajarán solo a domicilio, las escuelas continuarán abiertas y la visita a los mercados deberá limitarse a la compra de artículos esenciales.

El Gobierno analiza multas a quienes desacaten las indicaciones, y quien realice un viaje no esencial a más de 5 km de su hogar podría enfrentar una multa de 60 euros y el no pago resultaría en un cobro mayor, la comparecencia ante un tribunal y una posible condena penal.

La misma sanción aplicaría para quienes se abstengan de usar tapabocas en el transporte público o en establecimientos comerciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here