Una funcionaria de relaciones públicas en el Gabinete del gobierno japonés, renunció, luego del escándalo en que se vio implicada por haber aceptado una invitación a cenar en un restaurante de lujo cuando tenía un importante cargo en el Ministerio del Interior y de las Comunicaciones.

La mujer, Yamada Makika, dimitió como secretaria de relaciones públicas del Gabinete, puesto que ocupó hasta este lunes.

Fue cuestionada por haber aceptado el agasajo de ejecutivos de una empresa de radiodifusión vía satélite, entre quienes se halla el hijo mayor del primer ministro, Suga Yoshihide. En ese entonces, Yamada era viceministra para la coordinación política del Ministerio del Interior y de las Comunicaciones, que tiene injerencia en la industria de la radiodifusión.

Yamada se presentó hace unos días ante un comité parlamentario como testigo no jurado y ofreció disculpas, diciendo que lamentaba haber menoscabado la confianza de la ciudadanía en los servidores públicos.

Aclaró que nadie de la empresa le había pedido favores relacionados con sus negocios y pensaba asistir hoy a una reunión del Comité Presupuestario de la Cámara Baja para contestar más preguntas, pero no lo pudo hacer debido estaba hospitalizada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here