A fin de hacer frente a la crisis del coronavirus en México, una buena idea es aplicar pruebas para ubicar no a quien tiene la enfermedad, sino a quienes ya la contrajeron, se curaron y ahora gozan de cierto nivel de inmunidad. El objetivo es que se reintegren a sus labores sin miedo a contagiar o a ser contagiados, indica la doctora Laura Palomares, del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

Para ello, la investigadora y su equipo trabajan en un test serológico que les hizo llegar el Mount Sinai Laboratory de los Estados Unidos, el cual es capaz de detectar anticuerpos contra el SARS-CoV-2. “Esto es importante pues muchos mexicanos ya se infectaron con el Covid-19, se recuperaron y ahora son seropositivos, es decir, cuentan con dicha protección”.

Para la doctora, de probarse su efectividad el método sería crucial para combatir la epidemia, pues ayudaría a entender cómo se disemina, y porque de aplicarse entre el personal sanitario, serviría para determinar cuáles de ellos son resistentes, quiénes podrían atender infectados sin contagiarse y quiénes deben extremar precauciones.

Dice que “es una forma de proteger a nuestros médicos y enfermeros, nuestra primera línea de defensa contra el Covid-19. Ellos serían a los primeros a quienes se les practicaría esto; después estarían los trabajadores esenciales que, por la relevancia de sus labores no pueden quedarse en casa, y finalmente seguiría la población”.

Señala que es importante subrayar que la prueba por validar en su laboratorio de Cuernavaca es muy diferente a las RT-PCR, pues mientras éstas buscan material genético del virus en muestras tomadas de las fosas nasales con un hisopo, la suya se enfoca en hallar anticuerpos específicos en sueros extraídos de la sangre.

La prueba se desarrolló en la Escuela Icahn de Medicina del Monte Sinaí y puesta a disposición de 200 laboratorios de investigación de todo el mundo, “siempre y cuando puedan realizar procesos complejos”, como estipula la entidad neoyorquina.

En México los recipiendarios fueron la doctora Palomares y su equipo, quienes trabajan a marchas forzadas para validar el método, requisito sine qua non para transferirlo al sector salud. en el test, la doctora apunta que se pueden establecer 2 cosas: “si el paciente está en lo que llamamos fase aguda de la infección, caracterizada por la aparición de cierto tipo de anticuerpos, o si ya se recuperó y por lo mismo generó anticuerpos protectores”.

Palomares calcula que el método estará validado para el 27 de abril, y que entonces podrá aplicarse entre la gente ya con respaldo de la UNAM, a menos que detecten algún fallo, algo que considera muy improbable pues, tras un proceso similar, el 15 de abril pasado la US Food and Drug Administration dio luz verde para su uso en los Estados Unidos.

Debido a lo reciente del nuevo coronavirus, los científicos aún no saben si la inmunidad adquirida tras padecer la enfermedad es temporal o permanente, por lo que para la doctora Palomares todos los estudios concernientes a los anticuerpos serán cruciales para entender el futuro que se nos avecina.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here