La miel es un producto que no tiene fecha de vencimiento y no se echará a perder porque es una forma de azúcar higroscópica, característica que permite absorber la humedad, convirtiéndose en un producto que no contiene mucha agua en su estado natural. Bacterias y microorganismos no pueden ingresar a la miel como lo hacen en otros productos siempre y cuando se guarde en un ambiente seco.

Cuando las abejas obtienen néctar de las flores, este se descompone en azúcares simples y son almacenadas en panales. Los apicultores recogen los panales y raspan la capa externa cerosa para depositarlas en un extractor que se encarga de recoger la miel. El último paso es colar lo que salió del extractor para eliminar los restos y luego embotellarla.

La larga vida útil de la miel también se debe a su alto nivel de acidez que mata a cualquier bacteria, impidiéndole sobrevivir en este alimento si se almacena adecuadamente, por ejemplo, en un frasco de vidrio bien sellado que no esté expuesto a un ambiente húmedo.

Según el portal Eat This, Not That, la miel con aspecto cristalizado es una señal de que está cruda y es de buena calidad Al abrir un frasco de miel, en algunos casos, se puede observar que esta tiene una apariencia cristalizada. Sin embargo, esto no significa que esté en mal estado.

La miel está hecha de 2 tipos de azúcares: fructosa y glucosa, y su equilibrio define la cristalización del alimento. Para que estos cristales vuelvan a ser líquidos se los puede colocar en un recipiente encima de agua tibia para aumentar su temperatura y que se derritan. (Sputnik)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here