El cantautor, poeta, escritor y periodista uruguayo Alfredo Zitarrosa, nacido el 10 de marzo de 1936 en Montevideo y fallecido el 17 de enero de 1989, es considerado una de las figuras más destacadas de la música popular de América Latina, y hoy lo recordamos a 84 años de su natalicio.​

Nacido en difíciles circunstancias por la pobreza que rodeaba a su madre al ser llevada de una región rural hasta Montevideo donde llegó al mundo gracias a una partera, fue entregado a un matrimonio compuesto por Carlos Durán, hombre de varios oficios, y Doraisella Carbajal, empleada en el Consejo del Niño. Se ha señalado que esta experiencia lo marcó para siempre, dado que en su repertorio resalta la inclusión mayoritaria de ritmos y canciones de origen campesino.

Al comienzo de su adolescencia vivió con su madre biológica y el esposo, el argentino Alfredo Nicolás Zitarrosa, quien le dio su apellido. Trabajó como vendedor de muebles, de suscripciones, oficinista y en una imprenta. Se adentró en la comunicación en 1954, como locutor de radio, presentador y animador, libretista e informativista, y hasta actor de teatro, escritor, poeta y periodista.

Ya en la música, debutó profesionalmente en febrero de 1964, en Perú. participando en un programa del Canal 13 Panamericana de Televisión, comenzando su carrera. Fue a Bolivia de regreso a Uruguay y realizó programas en Radio Altiplano de La Paz, hasta debutar en Montevideo en 1965, siendo a partir de esos años, una de las grandes voces del canto popular latinoamericano, con raigambre folclórica y clara ideología de izquierda.

En la década de 1960 fue votante y militante del Frente de Izquierda de Liberación y después en el Partido Comunista de Uruguay hasta su muerte. Sus actividades, sumadas al contenido ideológico de su canción, le valieron el exilio en los años de la dictadura entre 1973 y 1985. Sus canciones fueron vetadas en Uruguay, Argentina y Chile, por dictaduras militares que gobernaron esos países.

Zitarrosa vivió en Argentina, España, México y, nuevamente, Argentina desde 1976, donde tuvo actividad artística, que incluyó una presentación en Brasil. Reunió 2 elencos de guitarristas argentinos y uruguayos, con los que realizó grabaciones y presentaciones en varias ciudades del país, entre ellas Buenos Aires.

Presionado por la persecución tras la irrupción de las dictaduras, se fue a Madrid, hasta abril de 1979 que se trasladó a México, donde venía realizando presentaciones desde 1977. Pese a que seguía sin poder crear nuevas canciones, tuvo un importante desempeño, y en ese período que llegó hasta junio de 1983, realizó, también, actuaciones en otros países: Cuba, Venezuela, Perú, Australia y Estados Unidos, entre otros.

Levantada la prohibición de su música, radicó de nuevo en Buenos Aires, y casi un año después volvió a Uruguay, donde tuvo una masiva recepción el 31 de marzo de 1984, descrita por él mismo como «la experiencia más importante de mi vida».6​

Alfredo Zitarrosa murió el 17 de enero de 1989 a causa de una peritonitis derivada de un infarto mesentérico.​ Siempre buscó una canción uruguaya basada en los géneros musicales que identifican a la región, y su obra se sustenta en la música folclórica rural, encontrando en el tango el modelo de acompañamiento de guitarras. Rescató los dúos, tríos y cuartetos presentes en la música uruguaya y usó el cuarteto principalmente en la milonga.​

Entre las canciones de Zitarrosa que se convirtieron en grandes éxitos figuran «Doña Soledad», «Pa’l que se va», «Crece desde el pie», «Recordándote», «Stéfanie», «Adagio en mi país», «Zamba por vos», «El violín de Becho» y el poema por milonga «Guitarra negra».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here