En un documento publicado esta semana, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia advierte sobre un brote masivo de sarampión que afectaría incluso a países donde nunca fueron registrados casos de esta enfermedad.

El informe preparado por especialistas de Unicef apunta que la epidemia alcanza “niveles alarmantemente altos”, y que en 2018, se registró en 98 países un aumento de los casos de sarampión respecto a 2017.

Los expertos elaboraron una lista de las naciones que se encuentran en el ‘ranking’ negro de propagación de la enfermedad, encabezada por Ucrania, donde en 2018 se registraron 30 mil 338 casos más de sarampión que en 2017, seguida de  Filipinas con 13 mil 192,  Brasil  con 10 mil 162,  Yemen con 6 mil 641 y  Venezuela con 4 mil 916 casos de sarampión.

Entre las causas del brote se mencionan conflictos civiles, infraestructuras médicas deficientes o la falta de concienciación en la sociedad., así como “desinformación” de la población sobre la enfermedad.

El informe precisa que “las actitudes negativas hacia la inmunización y la escasez previa de vacunas” en la región ucraniana de Lvov, han llevado a “bajas tasas de vacunación” en la zona.

La enfermedad es “sumamente contagiosa” y presenta un riesgo de infección mayor que el ébola, la tuberculosis y la gripe.

Henrietta Fore, directora ejecutiva del Unicef, dijo que “puede que el sarampión sea la enfermedad, pero muy a menudo la infección real es la desinformación, la desconfianza y la complacencia”, puntualizando que “la falta de acción” al respecto en el día de hoy “tendrá consecuencias desastrosas para los niños mañana”.

La Organización Mundial de la Salud indica que los síntomas iniciales del sarampión consisten en fiebre alta, flujo nasal, ojos rojos y pequeñas manchas blancas en el interior de las mejillas, y suelen aparecer entre 8 y 12 días después de la infección. Posteriormente, parece una erupción en la piel de color rojizo, que se extiende gradualmente por todo el cuerpo.

El sarampión se transmite por pequeñas gotas procedentes de la nariz, boca y faringe de las personas infectadas. La mayoría de los pacientes se recuperan en dos o tres semanas.

Sin embargo, el sarampión puede causar complicaciones graves, tales como ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones de oído y neumonía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here