La alcaldesa de Ámsterdam, analiza cerrar el Barrio Rojo de la zona centro de la capital holandesa debido a lo que califica de “situación inaceptable” por la trata de mujeres y el acoso de las multitudes de turistas a las trabajadoras sexuales.

Para Femke Halsema, “estamos dispuestos a pensar en una solución de gran alcance porque han surgido situaciones inaceptables en el Barrio Rojo”, luego de la presentación de un plan con varias opciones para el futuro del distrito de la prostitución de Ámsterdam.

Una de las soluciones es la eliminación de parte del distrito, en tanto que otra sugiere el cierre de las cortinas rojas de los escaparates donde se prostituyen mujeres y hombres, o de plano la clausura de toda la zona para que las prostitutas ya no puedan ser acosadas por los turistas, que muchas veces no acuden a usar sus servicios sino a fotografiar y molestar a las mujeres.

Una alternativa más es facilitar más puestos de trabajo para las prostitutas en el centro histórico en combinación con otra medida que puede ser el cierre continuo de las cortinas para que no estén a la vista de los turistas.

La alcaldesa Halsema dice que su intención no es la persecución de las trabajadoras sexuales para sacarlas fuera de la ciudad, sino mejorar las condiciones de su trabajo, puesto que se han quejado de las molestias de los turistas además, les representan un obstáculo para obtener clientes.

. El cambio es posible, pero lleva tiempo y dinero”, subrayó la alcaldesa. La reubicación de la totalidad o de parte de los ventanales de la prostitución tendría importantes consecuencias, no solo para el centro histórico de la ciudad, sino también para las trabajadoras sexuales, los operadores que alquilan las habitaciones y las demás partes interesadas del negocio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here