Como prácticamente todos los países europeos, Italia afronta una segunda oleada de casos de coronavirus, y aunque el sistema de salud está mejor preparado, un desbordamiento en los contagios podría rebasar el servicio hospitalario y se siguen adoptando medidas preventivas contra el rebrote

El primer ministro Giuseppe Conte dio a conocer que los alcaldes italianos estarán facultados para cerrar las zonas más concurridas de las ciudades que administran, en caso de que se registren aglomeraciones o se asuma que eso podría suceder.

Los alcaldes tienen la posibilidad de adoptar esta medida desde las 9 de la noche   si se da el caso de que haya mucha gente en una zona determinada, en especial partes de las ciudades donde se registra vida nocturna.

El decreto fue aprobado hoy y de acuerdo con Conte, “no podemos perder tiempo para evitar un nuevo confinamiento general, el país no puede permitírselo”.

Otros lugares como son escuelas, gimnasios, restaurantes y bares, son objeto de monitoreo especial por parte de las autoridades sanitarias y el uso de cubrebocas es obligatorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here