En un ambiente poco favorable caracterizado por un estancamiento del comercio internacional y presiones financieras sobre los mercados emergentes, el Banco Mundial lanzó un mensaje poco alentador en torno a la economía global, al reducir sus previsiones de crecimiento al 2,9 % en 2019 y 2,8 % en 2020,

La cifra incluida en el informe de Perspectivas Económicas Globales del organismo, bajo el título de “Los cielos se oscurecen”, es una décima menor de lo esperado hace 6 meses para el año en curso y el siguiente.

De acuerdo con el organismo, la ralentización es generalizada, afecta tanto a mercados emergentes como a avanzados, y para Kristalina Georgieva, directora ejecutiva del BM en conferencia telefónica, “al comienzo de 2018, la economía global estaba funcionando a pleno rendimiento pero perdió velocidad durante el año, y el camino puede ser tener aún más sobresaltos en el año por delante”.

Así, el proceso de moderación económica de China proseguirá, y se prevé que pase de un crecimiento de 6,5 % en 2018 a otro de  6,2 % en 2019, una décima menos de lo previsto hace 6 meses.

El informe señala que “las autoridades chinas han cambiado a unas políticas fiscales y monetarias más expansivas en respuesta a un contexto externo con más desafíos, incluida la escalada de tensiones comerciales” con Estados Unidos.

Por su parte, India se mantendrá como la economía que crecerá al mayor ritmo, con 7,5 % anual estimado tanto en 2018 como este año.

En cambio, la recuperación pierde impulso en América Latina ante la contracción en Argentina y la incertidumbre en Brasil y México, las dos mayores economías de la región

El Banco recortó sus previsiones de crecimiento para la región a 0,6 % en 2018 y 1,7 % en 2019, es decir, 1,1% y 0.6% menos, respectivamente que lo que estimaba hace medio año, y es la región mundial que ve una mayor baja en sus perspectivas de crecimiento.

En los países avanzados, la moderación del ya débil crecimiento en la zona euro continuará y pasará del 1,9 % en 2018 al 1,6 % en 2019, mientras que Estados Unidos, se frenará del 2,9 % en 2018 al 2,5 % en 2019.

Finalmente, hay preocupación sobre el probable aumento de la inflación en los mercados emergentes, ya que “las presiones cíclicas que han mantenido baja la inflación en la última década se están disipando paulatinamente” y los factores que han contribuido a bajarla como el comercio mundial, la integración financiera y los marcos sólidos de política monetaria pueden perder “impulso o revertirse”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here