La compañía de helados Dreyer’s busca renovar la imagen de su helado de vainilla cubierto de chocolate dejando de lado los estereotipos en tiempos donde el racismo es visto con lupa por cada vez más personas en el mundo.

El Eskimo, uno de los helados más famosos, cambiará su nombre para no ofender a los esquimales y con el fin de promover la igualdad en momentos en los que no cesan las protestas en estados Unidos, que estallaron tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco.

Elizabell Marquez, directora de ‘marketing’ de Dreyer’s, empresa de Nestlé que comercializa el Eskimo, dijo a la la revista Rolling Stone que están comprometidos “a ser parte de la solución sobre igualdad racial y reconocemos que el término es despectivo”

Grupos activistas afirman que la palabra ‘eskimo’ es inapropiada y racista porque fue utilizada por primera vez por los colonizadores para referirse a los nativos de la región del Ártico. Ante esto, la compañía descontinuará el uso de la palabra y de la imagen de un niño esquimal con ropa de piel tradicional que ha acompañado la publicidad y el logo de este helado por casi 100 años.

Se prevé que este producto regresará al mercado con un nuevo nombre y otra otro diseño de ‘marketing’ a finales de este año. Con sabor a vainilla y bañado en chocolate, la creación de este helado se le atribuye al inmigrante danés Christian Kent Nelson, quien en 1921 comenzó a comercializarlo en Estados Unidos como ‘Eskimo Pie’  

Aunque por muchos años su nombre no despertó ningún tipo de controversia, en 2009 un canadiense miembro de los inuit —un pueblo del Ártico— lo calificó de racista e inapropiado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here