Para el organismo no gubernamental Amnistía Internacional, el nuevo Gobierno de México recibió un país con una profunda crisis en materia de derechos humanos , y tras un año de administración de Andrés Manuel López Obrador, se sigue documentando “la grave situación de DD.HH. que atraviesa México y observa con preocupación la continuación de esta crisis”.

Para la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, el Gobierno “ha mostrado voluntad” por avanzar parcialmente en algunas iniciativas, sobre todo en el tema de desapariciones en el país, pero al cabo de un año, “no se observan cambios sustanciales” en la sociedad mexicana, que enfrenta “una gravísima crisis en materia de derechos humanos que se ha prolongado por más de una década”.

El informe de Amnistía Internacional presentado este miércoles en Ciudad de México se denomina “Cuando las palabras no bastan”, y Guevara-Rosas señaló que los “altísimos niveles de violencia que atentan contra el derecho a la vida, la tortura, aún generalizada, los alarmantes índices de violencia contra las mujeres y una estrategia de seguridad militarizada más viva que nunca, son una muestra de la trágica realidad en México”.

Amnistía destaca temas que el Gobierno “debe abordar de forma urgente”, entre ellos los derechos de los pueblos indígenas y la protección de sus territorios, la situación de violencia que enfrentan las personas LGBTI, el acceso a derechos sexuales y reproductivos y el ejercicio de derechos sociales y económicos.

El informe recordó también que la violencia por motivos de género contra mujeres y niñas sigue siendo generalizada en México, y se precisa que López Obrador “no se ha alejado sustancialmente de la estrategia de seguridad altamente militarizada de sus predecesores”.

La organización destacó como el mandatario se ha negado a reconocer la tortura como práctica generalizada, endurecido la gestión migratoria, así como restringiendo indebidamente y puesto en riesgo el ejercicio de la libertad de reunión pacífica, estigmatizando a periodistas y organizaciones de la sociedad civil que han criticado sus políticas. Esto ha provocado “un ambiente hostil” contra periodistas y defensores de derechos humanos y sus organizaciones.

Entre las recomendaciones que hizo Amnistía al Gobierno de México están desmilitarizar la Guardia Nacional y desarrollar una política integral de protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas con enfoque colectivo y comunitario. También pidió el fin de prácticas ilegales de devolución de migrantes en situación irregular asegurando el acceso al asilo para personas cuya vida está en riesgo, y llevar a cabo investigaciones independientes e imparciales sobre los asesinatos de mujeres por motivos de género

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here