La preocupación entre los responsables y médicos del Hospital Universitario de Lieja, cercano a Alemania, va incrementándose en la medida que aumentan los contagios de coronavirus y la  falta de personal, lo que obliga a enfermeros a trabajar a pesar de ser positivos al Covid-19

Christelle Meurice, especialista en enfermedades infecciosas, dijo que “el miércoles casi alcanzamos el  número máximo de casos de la primera oleada”, aunque en ese momento los belgas llevaban 3 semanas de confinamiento, y advirtió que “tememos que las últimas medidas sean insuficientes para aplanar la curva. Vemos venir un tsunami”.

La especialista dirige una unidad de 26 camas que tiene 18 pacientes con el virus, e hizo un llamado de ayuda urgente ante el probable colapso de la atención de emergencia. Su principal temor es tener que pasar a instalar 2 pacientes por habitación, situación más delicada tanto para los pacientes como para el personal del nosocomio.

Desde el lunes pasado, cafés y restaurantes han cerrado en todo el país y se ha impuesto un toque de queda desde la medianoche hasta las 5 de la mañana, pero para Meurice, “estas medidas son claramente insuficientes ante una situación sumamente preocupante”.

Bélgica es uno de los países europeos más afectados por el virus en relación a su población de 11,5 millones de habitantes, con más de 250 mil casos de contagio y 10 mil 500 muertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here