El director general de la entidad, Tedros Adhanom Ghebreyesus, lanzó este lunes un mensaje que puede ser realista pero a la vez muy desesperanzador para el mundo, al afirmar que suponen un balde de agua fría para quienes aspiran a recuperar la normalidad  pese a los muchos ensayos clínicos, es probable que no se encuentre respuesta a la pandemia y debamos aprender a convivir para siempre con ella.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más allá de los cientos de estudios que se realizan en el mundo en busca de vacunas para enfrentar la pandemia, “no tenemos una bala de plata en este momento y quizás nunca haya una cura” contra el COVID-19.

Tedros explica que “una buena cantidad de vacunas están ahora en fase 3 de estudios clínicos y todos esperamos tener una buena cantidad de vacunas que nos ayuden a prevenir la infección. Sin embargo, no hay una bala de plata en este momento, y quizás nunca haya una cura”.

Para el responsable de la OMS, lo importante es que, más allá de los que suceda en los próximo meses o años respecto al coronavirus, “la situación sigue estando en nuestras manos”.Si bien no hay una respuesta global a la pandemia en estos momentos, una eventual vacuna puede servir para prevenir contagios y ayudar a controlar la situación.

El organismo de Naciones Unidas instó a los gobiernos del mundo a realizar sus mayores esfuerzos para evitar que los contagios sigan aumentando, cuando más de 18 millones de personas han contraído el coronavirus y casi 700 mil han fallecido en el planeta desde la aparición del brote a finales de 2019 en China.

El doctor Tedros agregó que “el mensaje a la ciudadanía y a los gobiernos es claro: háganlo todo”, en referencia a las medidas recomendadas como son el uso de mascarillas, distanciamiento físico, lavarse las manos periódicamente y, realizar exámenes para poder aislar a los contagiados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here