Luego de que el gobierno del presidente estadounidense Joe Biden afirmara que tenía conversaciones con sus aliados en torno a una postura conjunta frente a los supuestos abusos contra los derechos humanos en China, el país asiático advirtió a Estados Unidos que no debe boicotear los Juegos Olímpicos de Invierno, previstos para 2022 en Beijing.

Un vocero de la cancillería china rechazó de nuevo las acusaciones sobre los abusos contra las minorías étnicas en la región de Xinjiang, y advirtió que habría una “robusta respuesta de China” en caso de que se presentara un boicot contra los Juegos Olímpicos, sin especificar en que consistiría esa respuesta.

Por su parte, la secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki dijo que el miércoles que el gobierno de Biden no busca un boicot de los Olímpicos chinos del 2022.

El Departamento de Estado norteamericano sugirió que el boicot está entre las posibles medidas, pero un funcionario dijo más tarde que no se había discutido esa posibilidad. A su vez, tanto el Comité Olímpico Internacional como el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos se han opuesto  a los boicots.

Susan Lyons, presidenta de la junta directiva del Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos, reiteró su oposición y señaló que “nos oponemos a los boicots de atletas debido a que han demostrado tener un impacto negativo en los deportistas, además de que en el pasado no derivaron en que se atendieran de manera efectiva los problemas globales”.

Añadió que el Comité que encabeza no desea “minimizar los serios problemas de derechos humanos que se presentan en China”, pero considera que los diplomáticos, los funcionarios comerciales y de otras áreas tienen mejores herramientas para atender esas preocupaciones.

“La politización del deporte dañaría el espíritu del carácter olímpico y los intereses de los atletas de todos los países”, dijo el portavoz Zhao Ljian. “La comunidad internacional, incluyendo al Comité Olímpico de Estados Unidos, no lo aceptarán”.

Defensores de los derechos humanos han protestado la elección de China como sede de los Juegos de febrero del 2022, y han llamado a un boicot y otras medidas para llamar la atención sobre  los abusos de China contra la etnia uigur, el pueblo tibetano y residentes de Hong Kong.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here