Debido a la mala y muy mala calidad del aire reportada desde el 14 de mayo por las estaciones de monitoreo ambiental de la Zona Metropolitana del Valle de México, #REDIM, Red por los Derechos de la Infancia en México, y la organización ambientalista Greenpeace México, denunciaron que el gobierno federal y los gobiernos estatales, lejos de atender la problemática persisten en la simulación.

En un comunicado, afirman que ejemplo de ello es que no se han actualizado las Normas Oficiales Mexicanas que regulan los límites permisibles de emisiones contaminantes y la calidad de los combustibles, ni las de salud ambiental para homologarlas con los estándares que propone la Organización Mundial de la Salud.

Destacan que se han registrado en el área metropolitana concentraciones de partículas PM2.5 que van de 101 a 161 puntos, el valor máximo registrado este lunes en la estación Nezahualcóyotl, en segundo lugar, en Iztapalapa con 153 puntos, donde la calidad del aire es calificada como “muy mala”.

Por otra parte, la exposición continua a dióxido de Nitrógeno se relaciona con enfermedades de vías respiratorias como disminución de capacidad pulmonar, bronquitis agudas, asma y se considera culpable de procesos alérgicos sobre todo en niñas y niños.

La exposición de niñas y niños a estas partículas está asociada a diferentes enfermedades, tal como lo expusieron REDIM y Greenpeace en el informe “No apto para pulmones pequeños” presentado en 2018.

En este documento, las organizaciones mencionan que en México mueren cada año al menos mil 680 niñas y niños menores de 5 años de edad por enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire, y que el número de muertes atribuibles a esta causa ha incrementado casi 60% entre 1990 y 2015, debido a las altas concentraciones de contaminantes, muchas vinculadas con el uso de transportes como el automóvil.

El riesgo a la salud es peor para niñas y niños. En 2016, último del que se tiene registro, las muertes de personas menores de 0 a 4 años representaron 53.4% del total de muertes por asma en menores de 18 años. En ese año se registraron mil 902 muertes por infección respiratoria aguda de niñas, niños y adolescentes.

REDIM y Greenpeace, alertan sobre la urgencia de generar y homologar en todo el país, políticas públicas dirigidas a mejorar los sistemas de información de los efectos de la calidad del aire en los derechos de las niñas, niños y adolescentes, así como en las regulaciones para hacer frente a la contaminación atmosférica en México y hacen un llamado urgente para que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios cumpla su obligación de ajustar las normas oficiales mexicanas para garantizar los derechos de la infancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here