La Organización Mundial de la Salud manifestó este martes su preocupación por que la nueva oleada de coronavirus, que quizás sea impulsada por personas de 20 a 40 años, buena parte de ellas ignorantes de su infección, lo que representa un peligro para grupos vulnerables como ancianos y enfermos en regiones muy pobladas o con servicios de salud deficientes.

El director regional de la OMS para el Pacífico Occidental, Takeshi Kasai, señaló en conferencia virtual que “la epidemia está cambiando, y personas de 20, 30 y 40 años están impulsando cada vez más la propagación. Muchos no saben que están infectados”. “Esto aumenta el riesgo de que se extienda a los más vulnerables”.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom, llamó a los países que “no repitan los mismos errores” del inicio de la pandemia, cuando la mayoría frenaron la exportación a países necesitados de recursos médicos, como mascarillas o test.

De acuerdo con Tedros, “tenemos que evitar el nacionalismo con la vacuna del Covid-19”. Estamos todos tan interconectados. Como un pequeño ejemplo, la vacuna desarrollada en un país puede necesitar ser llenada en frascos con tapones que son producidos en otro, usando materiales para el vidrio de alto grado que sólo está disponible en otro país. Tendremos que fabricar rápidamente miles de millones de dosis para llegar a todos los que necesitan la vacuna, lo que significa cientos de millones de viales de vidrio y formas de transportarlos eficazmente”.

Recordó que en los primeros meses del coronavirus se produjo un aumento en la demanda de equipos de protección personal, como mascarillas, batas, guantes y protección facial.

Para el titular de la OMS, “los fabricantes de varios países clave estaban bajo el llamado confinamiento y hubo un colapso en el transporte aéreo, lo cual es imperativo para enviar suministros a todo el mundo. Algunos países establecieron restricciones a la exportación y hubo varios casos de requisición de suministros médicos clave para uso nacional”.

Más aún,  el “nacionalismo de la oferta exacerbó la pandemia y contribuyó al fracaso total de la cadena de suministro mundial”. “Durante un período de tiempo, algunos países se quedaron sin suministros clave, como para los trabajadores de la salud que se ocupaban de los casos. Y muchos países todavía no tienen suficientes”

El doctor Tedros advirtió que “aunque los líderes desean proteger primero a su propio pueblo, la respuesta a esta pandemia debe ser colectiva”, e insistió que, “aunque los líderes desean proteger primero a su propio pueblo, la respuesta a esta pandemia debe ser colectiva”. “Esto no es caridad, hemos aprendido por las malas que la manera más rápida de terminar la pandemia y reabrir las economías es empezar por proteger a las poblaciones de mayor riesgo en todas partes, en lugar de las poblaciones enteras de solo algunos países”.

Comentó  que “compartir los suministros finitos de manera estratégica y global es en realidad de interés nacional para cada país”. “Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo”, y añadió que una vez que se haya identificado una vacuna eficaz, el grupo de asesoramiento estratégico de la OMS formulará recomendaciones para su uso apropiado y justo en 2 fases. En la fase 1, las dosis se asignarán proporcionalmente a los países participantes simultáneamente para reducir el riesgo general, y en la 2, se tendrán en cuenta consideraciones de los países en relación con la amenaza y la vulnerabilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here