La Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer pide a las autoridades de gobierno, profesionales de la salud y a la población en general tomar conciencia de la problemática adicional que padecen los adolescentes con cáncer, debido a las dificultades que enfrentan por la falta de políticas de protección que les aseguren cuidados integrales.

Con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil el 15 de febrero, AMANC hace un llamado para atender todas las aristas de la enfermedad y no olvidar los aspectos emocionales y nutricionales de los pacientes, además del compromiso del Estado mexicano por asegurarles tratamientos médicos completos y gratuitos en los servicios públicos de salud.

 “El cáncer en niños de por sí es grave, pero pocas veces nos detenemos a pensar que esta enfermedad se extiende 4 o 5 años más hasta que el tratamiento o la vigilancia alcanza los periodos de adolescencia”, señala Guadalupe Alejandre Castillo, Fundadora y Presidente de AMANC.

Cifras de la Secretaría de Salud indican que anualmente se detectan más de 5 mil casos de cáncer en menores de edad y que existen entre 18 mil y 23 mil casos en tratamiento activo y en vigilancia en el país. Las leucemias son el principal tipo de cáncer entre niños y adolescentes, y en el grupo de 5 a 14 años de edad es la primera causa de muerte por enfermedad.

AMANC sugiere que los hospitales del sector público faciliten áreas destinadas a la convivencia de los adolescentes; así como existen ludotecas para niños, bien podrían dedicarse espacios para la recreación de jóvenes. Incluso, los apoyos psicológicos y nutricionales deberían intensificarse en pacientes, como complemento a la atención médica que reciben, “porque crecer es difícil y con cáncer mucho más”.

En septiembre de 2018, la Organización Mundial de la Salud anunció una nueva iniciativa para reducir la disparidad en la sobrevida del cáncer infantil entre países de bajos y medianos ingresos, que se encuentra cerca del 20% de los casos, frente a los países de altos ingresos, que alcanzan tasas superiores al 80%.

México reporta un índice de sobrevida apenas por arriba del 51% de los casos. La meta para 2030 es eliminar todo el dolor y sufrimiento de los niños y adolescentes que enfrentan el cáncer y alcanzar al menos 60% de sobrevida mundial. Para alcanzar estos objetivos, deben asegurarse diagnósticos oportunos, el acceso a tratamientos médicos apropiados y de calidad, cuidados para elevar la calidad de vida sin dolor, y cuando la cura de la enfermedad no es posible, debe garantizarse el derecho de los menores a una muerte sin sufrimiento.

En el Día Internacional del Cáncer Infantil, AMANC se suma a la demanda para hacer del cáncer en la infancia y adolescencia una prioridad de salud nacional y global en apoyo a las metas de la Organización Mundial de la Salud, a través de la campaña: “No Más Dolor” y “No Más Pérdida” para los menores y sus familias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here