Un nuevo escándalo parece estar en puerta en el mundo del deporte olímpico, luego de que autoridades judiciales en Francia han imputado por caso de corrupción activa al presidente del Comité Olímpico de Japón, Tsunekazu Takeda,

El dirigente es sospechoso de sobornar a miembros africanos del Comité olímpico Internacional para que Tokio se adjudicara la sede de los Juegos de 2020 tras derrotar en las votaciones a Madrid y Estambul.

Tokio ganó en la segunda vuelta a Estambul, que había desbancado a Madrid en la primera tras un voto de desempate. La capital nipona obtuvo 42 votos en la primera votación y 60 en la segunda, frente a los 36 de la ciudad turca.

Takeda, bisnieto del emperador Meiji, preside el comité japonés desde 2001 y  como presidente de la candidatura de Tokio, en su país es considerado el artífice de la victoria.

El dirigente nipón, quien negó este viernes irregularidad alguna para que la capital nipona ganara la sede olímpica, también dijo que no hay tal imputación en Francia pese a que fue interrogado en diciembre pasado por un juez francés que desde hace 3 años investiga presuntas irregularidades, agregaron fuentes judiciales este viernes


De acuerdo con el diario francés Le Monde, investigadores franceses rastrean el pago de 1,8 millones de euros a una empresa interpuesta, poco antes del voto de Buenos Aires que dio a Tokio los Juegos de 2020, tras la cual se encontraba el senegalés Papa Massata Diack, hijo del entonces presidente de la Federación Internacional de Atletismo, Lamine Diack.

El primer pago, de casi 800 mil euros se dio el 30 de julio de 2013 y el segundo, de 1 millón, el 28 de octubre de ese año. Ese dinero, oficialmente para la elaboración de 2 informes, pudo servir para sobornar a miembros africanos del COI a través de Diack, que hizo campaña por Tokio.

Interrogado por vez primera en Tokio en febrero de 2017, el presidente del comité japonés confirmó esos pagos, pero no pudo justificar la elaboración de los informes.

Un segundo interrogatorio, el pasado 10 de diciembre, abrió la puerta a su imputación.

Según los investigadores, el dinero circuló a través de una empresa basada en Singapur, denominada Black Tidings, antes de llegar a  manos del hijo del hijo de Diack.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here