El presidente de Irán, Hasán Rohaní, aseguró que la campaña de vacunación contra el COVID-19 todavía no ha arrancado en el país por culpa del mandatario saliente de EEUU, Donald Trump.

“Si no fuera por las sanciones del Gobierno terrorista de Trump, por las trabas y la restricción del acceso a las fuentes necesarias para adquirir vacunas, habríamos podido empezar la vacunación mucho antes”, afirmó Rohaní en una declaración que insertó en su web.

Además informó que la campaña de inmunización de la población empezará en cuanto Irán tenga la vacuna contra el coronavirus.

La portavoz del Ministerio de Salud de Irán, Sima Sadat Lari, dijo en diciembre a Sputnik que las autoridades planeaban empezar la vacunación hacia finales del año iraní (21 de marzo), agregando que primero se vacunarán los trabajadores de sanidad que contactan con los infectados, los ancianos, los minusválidos y los veteranos.

El acuerdo entre Cuba e Irán sobre vacunas: ¿la causa de la embestida de EEUU?

Irán todavía no tiene su vacuna contra el coronavirus, pero está trabajando en eso. La primera vacuna que está desarrollando, la CovIrán, ya se aplicó a unos voluntarios. El país adquirió 16,8 millones de dosis de vacuna a través de COVAX (iniciativa de la Organización Mundial de la Salud), pero todavía no las ha recibido.

Las autoridades del país estudian adquirir vacunas en otros países, exceptuando al Reino Unido y EEUU, contra los que rige la prohibición impuesta por el líder supremo iraní Alí Jameneí.

Entre los posibles derroteros de la cooperación en materia de vacunas contra el coronavirus Teherán indicó a China, Rusia, la India y últimamente también a Cuba, con la que ya esta cooperando en esta materia.

En cuanto a la vacuna rusa Sputnik V, el Ministerio de Salud de Irán a finales de 2020 dijo a Sputnik que Teherán tendrá en cuenta las vacunas rusas, al tomar la decisión de adquirir preparados contra el COVID-19 en el extranjero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here