La Comisión Nacional de los Derechos Humanos denunció que infantes de Marina detuvieron, golpearon y ejecutaron ilegalmente a 4 personas que hacían labores agrícolas cerca de un oleoducto del gobierno de México en 2019.

Y en otro caso, la comisión gubernamental acusó que en 2009 soldados detuvieron ilegalmente y torturaron a tres adolescentes que confundieron con supuestos secuestradores en Ciudad Juárez, matando a uno de los jóvenes y violando a otro antes de liberarlo.

Los homicidios cerca del oleoducto fueron cometidos en febrero de 2019, en un área al este de la Ciudad de México conocida por los robos de combustible, señaló la CNDH. Ese año se emplazó a gran cantidad de infantes de Marina y soldados para que custodiaran los oleoductos, los cuales suelen atravesar campos agrícolas, y con frecuencia los vigías de los ladrones se hacen pasar por campesinos.

La comisión indicó que hay evidencia de que un grupo de infantes de Marina en labores de patrullaje desnudaron y golpearon a hombres que estaban recogiendo forraje, y luego los llevaron a un área alejada y los mataron. Sus cadáveres fueron hallados días después, por lo que recomendó recomendó que los infantes de Marina sean investigados y enjuiciados, y que se indemnice a los familiares de las víctimas.

En un comunicado en 2019, la Marina indicó que los efectivos habían hallado a los hombres robando combustible, pero reconoció que aparentemente “la actuación del personal naval fue en contra de las disposiciones legales” y que realizaron “actos contrarios al cumplimiento de sus deberes”.

En esa época la Marina señaló que los efectivos involucrados habían sido puestos a disposición de los fiscales, y ahora ha señalado que acatará las recomendaciones de la comisión.

En el caso de 2009, testigos señalaron que entre 45 y 50 soldados llegaron en varios camiones y detuvieron a 2 jóvenes. Un tercer adolescente también fue detenido ilegalmente. Los jóvenes fueron torturados y estuvieron a punto de ser asfixiados hasta que uno parecía estarse muriendo y fue ejecutado de un disparo en la cabeza. Su cuerpo fue tirado en el desierto y presuntamente los fiscales no fueron capaces de identificar sus restos ni asesorar a sus familiares.

El otro joven fue violado por un soldado mientras le apuntaba con un arma en la cabeza y posteriormente fue liberado. El tercer adolescente fue entregado a la fiscalía. (AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here