La ciudad neocelandesa de Christchurch fue el centro este viernes de una multitudinaria ceremonia en memoria de las 50 personas asesinadas hace 2 semanas durante el ataque perpetrado por un supremacista blanco en 2 mezquitas.

Millares de personas entre las que había en asistentes de otros países, participaron en la ceremonia a la que también acudió la Primera Ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, y de su homólogo de Australia, Scott Morrison

La ceremonia comenzó con un canto de lamento maorí, y los miles de asistentes, guardaron respetuoso silencio durante la lectura de los nombres de las víctimas y de los más de 20 lesionados que permanecen hospitalizados.

Hace exactamente 2 semanas, una transmisión en directo realizada por el agresor, el australiano Brenton Tarrant, extremista de ultraderecha, mostraba al mundo la magnitud del desastre cuando ingreso en 2 mezquitas de Christchurch y tiroteó a los fieles musulmanes que ahí se encontraban.

La premier Ardern acompañada por representantes de decenas de países e integrantes de las comunidades neozelandesas, fue recibida con aplausos por los asistentes a la ceremonia, y dijo que  “un ataque a la libertad de cada uno de ejercitar su fe o su religión no es bienvenido aquí. La violencia y el extremismo, en todas sus formas, no son bienvenidas”.

Durante el homenaje,  el cantante y compositor inglés Cat Stevens, quien se convirtió  al Islam  con el nombre de Yusuf Islam, cantó uno de los mayores éxitos de su carrera, “Peace train”, en memoria de las víctimas, además de que el testimonio de Farid Ahmed, cuya esposa fue asesinada el fatídico 15 de marzo,  al tratar de ayudarlo a escapar, conmocionó a los asistentes cuando relató lo ocurrido y al finalizar su alocución, perdonó al agresor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here