La exalcaldesa de Lima Susana Villarán admitió haber recibido aportes de empresas como Odebrecht y OAS para financiar la campaña contra su revocatoria en 2013.

Ante la petición de la Fiscalía peruana de imponerle 36 meses de detención preventiva, Villarán admitió que recibió recursos por unos 10 millones de dólares.

La exfuncionaria explicó en su cuenta de Twitter que enfrentar la opción de que la revocaran de su cargo gubernamental implicaba “impedir que la mafia política se apoderara de Lima” y que nunca se ha habido decisiones a favor de los intereses de dichas empresas a cambio de respaldo económico.

Según Villarán, siempre tuvo conocimiento de las contribuciones de esas firmas a la campaña del “No a la revocatoria” y que la decisión de admitirlas la tomó con José Miguel Castro, su exgerente municipal.

El fiscal Carlos Puma solicitó el pasado jueves prisión preventiva de la excaldesa capitalina, modificando la restricción de salida del país a que está sujeta desde 2017 en el marco de las indagatorias sobre la trama de sobornos.

Jorge Barata, el exsuperintendente de Odebrecht en Perú, ratificó el pasado mes de abril que Villarán fue apoyada por esa empresa brasileña para mantenerse en la Alcaldía, que ella le agradeció con una llamada, y que además de los 3 millones de dólares entregados en la campaña contra la revocatoria, le dieron 4 más para la postulación que oficializó en 2014.

La exfuncionaria encabezó la Alcaldía de Lima entre  2011 y 2014, y es investigada por la toma de 3 millones de dólares transferidos por parte de Odebrecht y de siete a nombre de OAS.

Las declaraciones de Barata se produjeron en el marco del acuerdo de colaboración que pactó con la justicia en el caso de la constructora brasileña que habría entregado dineros a líderes políticos en 12 naciones latinoamericanas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here